EL GOBIERNO Y EL SECTOR MINERO ALERTAN SOBRE LA PROPUESTA OPOSITORA DE...

EL GOBIERNO Y EL SECTOR MINERO ALERTAN SOBRE LA PROPUESTA OPOSITORA DE VOLVER A APLICAR RETENCIONES

Compartir

El Gobierno nacional y las empresas mineras coincidieron hoy en que la quita de retenciones permitió reactivar la actividad del sector, con exportaciones adicionales por 1.300 millones de dòlares, y advirtieron sobre la propuesta opositora de volver a aplicarlas, según dijeron fuentes oficiales.
Las fuentes del Gobierno detallaron que la quita de retenciones permitió la continuidad de 120 pymes, lograr una mayor recaudación y permitir la extensión de la vida útil de grandes proyectos con la preservación de 12.600 puestos de trabajo e incrementar las exportaciones por 1.300 millones de dólares.
Las fuentes coincidieron en los beneficios de mantener la quita de retenciones en el ámbito de la minería, ante la propuesta de dirigentes de la oposición de retomar el gravamen a la actividad para financiar los cambios en discusión en el Congreso al Impuesto a las Ganancias.
El análisis se extendió a las reuniones del Consejo Federal de Minería, que se vienen dando hace meses para debatir los lineamientos de un Nuevo Acuerdo Federal, que regirá la política minera en los próximos 30 años.
Allí, los representantes de los gobiernos nacional y provinciales coinciden en ratificar como “prioritario generar confianza para que las comunidades se sientan respaldadas por la ley y para que los inversores mineros tengan un marco de previsibilidad y seguridad jurídica, indispensable para el desarrollo productivo”, explicaron.
Así, el futuro Acuerdo Federal Minero promete establecer una nueva visión para el desarrollo del sector con reglas claras y exigentes que protejan al ambiente y a las comunidades, promuevan una distribución equitativa en los ingresos, respetando el federalismo y la idiosincrasia de cada provincia, sin comprometer al conjunto.
Para el Gobierno la eventual quita de retenciones “permitió reactivar la minería” durante 2016 ya que “significó la continuidad de 120 pymes, salarios para miles de familias argentinas y mayor recaudación en el estado nacional y las provincias”, dijeron las fuentes.
La medida dispuesta en febrero por el presidente Mauricio Macri “posibilitó la extensión de la vida útil de los proyectos Alumbrera, Manantial Espejo y Pirquitas, y evitó el cierre de Sierra Grande y Casposo, permitiendo la continuidad laboral de 12.600 puestos de trabajo directos e indirectos, y exportaciones adicionales de las empresas mencionadas por u$s 1.300 millones”.
Las autoridades consultadas por Télam resaltaron que “sólo en impuesto a las ganancias, se recupera más de dos veces lo que dejó de recaudarse por retenciones”.
Además, producto de los cambios “ingresaron y están instalándose actualmente alrededor de 40 empresas internacionales, principalmente interesadas en minerales metalíferos y también en la industria de los no metálicos, y todo ello, a pesar de la baja de precios internacionales que afectan globalmente a la minería”.
La argumentación de funcionarios del Gobierno nacional sobre el debate en torno a las retenciones mineras, resultaron coincidentes con las expresiones de las empresas del sector minero que advirtieron sobre la “afectación a la seguridad jurídica” y “consecuencias negativas” si se revierte la eliminación de las retenciones a las exportaciones.
Aquella medida permitió en 2016 el anuncio de “inversiones por unos u$s 1.900 millones” de acuerdo a estimaciones actualizadas de la Cámara Argentina de Empresas Mineras (CAEM) al afirmar que “una vuelta atrás con la quita de retenciones ocasionaría consecuencias no solo para un sector productivo, sino para todo el país”.
Para la CAEM, semejante medida representaría un “ataque a la seguridad jurídica, con consecuencias negativas más allá del sector minero”, luego de un año en que “el país hizo un esfuerzo para recuperar competitividad internacional” y avanzó en la decisión “tras un exhaustivo estudio de sus costos y beneficios”.
Tal como la Cámara informó en mayo, cuando se presentaron los datos del Desafío CAEM 2020/21, en función del cambio de escenario que significó la quita de retenciones y de la percepción de una mayor seguridad jurídica, el sector minero planificó inversiones por u$s 20.000 millones, que se encuentran actualmente en sus etapas iniciales.
Un análisis integral de la situación “muestra claramente que volver a gravar la actividad generaría una pérdida de competitividad frente a otros países de la región” explicó la Cámara al afirmar que la medida “repercutiría en una menor creación de fuentes de trabajo y perjudicaría a las economías regionales que más necesitan de la minería, por ser su principal recurso”.
Para el sector, entre los efectos favorables que presenta la eliminación de gravámenes a las exportaciones se destaca la “Extensión de producción de las minas”, para lo cual “la mejora en la competitividad logró alargar el tiempo de producción de varios emprendimientos” y generó un aumento de la proyección de las exportaciones de esos mismos proyectos.
La medida también significó un aumento de compras de bienes y servicios nacionales estimado en unos u$s 870 millones para el pago de proveedores y mano de obra, además del mantenimiento de 12.000 puestos de trabajo directos e indirectos, y el anuncio de inversiones de 8 empresas por u$s 1.900 millones.