Advierten en San Juan por los análisis de sangre que comprueban la...

Advierten en San Juan por los análisis de sangre que comprueban la contaminación de Barrick

Compartir

El abogado ambientalista Diego Seguí exigió la aplicación de un protocolo biológico especial para tomar las muestras de sangre a los vecinos de la localidad sanjuanina Jáchal, que sufren la contaminación con metales pesados por los continuos derrames de la minera Barrick Gold.

Desde 2015 ya se le contabilizan tres pérdidas importantes a la empresa canadiense que explota la mina Veladero. El más grave fue el de 2015 y contaminó tres ríos de la región, por lo que directivos y empleados de Barrick fueron procesados por la Justicia y la provincia de San Juan les aplicó una multa de u$s 9 millones a la firma.

La última ocurrió a fines de marzo y puso en alerta a las organizaciones ambientalistas y a la población de Jáchal, el pueblo más cercano. De inmediato, la Justicia y el gobierno de Sergio Uñac ordenaron paralizar todas las actividades en el yacimiento.

Pero además, el juez local Pablo Oritja ordenó una seria de pruebas, algunas inéditas, aunque con antecedentes. “La extracción (de sangre) es una orden del juez, que comunicó el martes. No es la única medida. Está dirigía al Ministerio de Salud de San Juan y hay otras para el Departamento de Hidráulica, donde le piden un informe técnico para que le informe en qué condiciones está el Valle de Lixiviación, donde se producen los derrames. Otra medida es para el laboratorio SGS, que es contratista de la Barrick, y es la que le ha hecho siempre los análisis hidrológicos”, explicó Seguí en diálogo con este medios.

Las medidas probatorias de Oritja son similares a las adoptadas por el juez federal Sebastián Casanello, con motivo del gran derrame de septiembre de 2015. “Pero Casanello pierde la competencia por decisión de la Corte Suprema, y ahora se está errando al dirigir esos informes a organismos provinciales”, advirtió el letrado, porque según consideró, el Estado sanjuanino es el “concedente del yacimiento Veladero a Barrick” y el Gobierno provincial es el que debe “controlar” a la minera. “Se equivoca con ese pedido a los organismos porque según el derecho penal el perito debe ser imparcial, y acá sería de parte”, afirmó el abogado.

“Nunca un organismo puede ser imparcial porque pertenece al Estado provincial”, remarcó Seguí, y dio como ejemplo el pedido al Departamento de Hidráulica. “Ellos fueron los que autorizaron mediante una resolución la construcción del Valle de Lixiviación, donde se producen derrames y hay un inmenso ambiente periglaciar. Son responsables de permitir que el emprendimiento se explaye en el lugar donde está. La orden de Casanello se lo encargaba a la Facultad de Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, que claramente es un organismo independiente, que no tiene vínculo con las partes”.

El miembro de la Asamblea por Jáchal también recordó que en otra causa en manos de Oritja se le encargó al laboratorio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo. “Me sorprende que ahora oriente los análisis a organismos de la provincia”, enfatizó el experto.

La orden por la recolección de muestras de sangre llegó el miércoles al Ministerio de Salud sanjuanino. En el oficio, el juez dio a las autoridades sanitarias un plazo de 30 días para realizar las extracciones.

Sin embargo, Seguí asegura que esos exámenes sanguíneos pueden dar resultados equivocados. “Anteriormente solo se realizaron estudios de arsenicosis (intoxicación por arsénico), que se conocieron varios casos. En este caso se piden para saber si hay metales pesados, pero en realidad los metales pesados no están en la sangre, sino en los tejidos. Suponemos que el Ministerio de Salud hará el protocolo biológico que corresponde, lo damos por sentado. En la sangre nunca hay metales, se depositan en los tejidos. Sería un error solo sacar sangre”, sentenció.