El féretro de Helmut Kohl llega por río a Spira, donde es...

El féretro de Helmut Kohl llega por río a Spira, donde es enterrado en ausencia de sus hijos

Compartir

Los restos mortales de Helmut Kohl ya descansan en paz. Dos semanas después de su muerte en la ciudad de Ludwigshafen, el padre de la unidad alemana recibió sepultura en Spira tras una intensa jornada que obligó a mover el féretro por tierra, río y aire. Los hijos del ex canciller no asistieron a las exequias.

Kohl, que según su viuda, Maike Kohl-Richter, no quería un funeral de Estado en Alemania, donde se sentía maltratado -de ahí la ceremonia en Estrasburgo- , hizo su último recorrido cubierto con la bandera nacional y flanqueado por oficiales del Wachbataillon de la Bündeswehr.

El cortejo fúnebre arrancó en el helipuerto de Ludwigshafen, muy próximo al domicilio de Kohl y desde donde se efectuó el traslado de sus restos morales a Estrasburgo, y desde allí, de vuelta a Ludwigshafen. Era el helipuerto que utilizaba cuando su agenda como canciller le permitían ir a casa y estar -a veces sólo unas horas – con su mujer, Hannelore, y sus dos hijos, Walter y Peter. La primera se quitó la vida en 2001. Con sus vástagos, la relación “murió” después de su matrimonio en 2008 con Maike Richter, 34 años más joven. La viuda, que ha mantenido todo este tiempo en casa el cadáver de Kohl, le acompañó también en su viaje en helicóptero y con ella el “hijo de repuesto” del ex canciller y hombre de confianza, Kai Diekmann.

El ex redactor jefe del “Bild”, el diario que primero dio la noticia de la muerte y ha publicado las últimos fotos de Kohl en vida está siendo de gran apoyo a la viuda. No ha salido prácticamente de la vivienda. Cuando Walter Kohl acudió a la casa con su hijo y su sobrina para despedirse de su padre y los niños del abuelo, fue Diekmann, de 53 años, los mismos que Walter y la viuda, quien le abrió y le cerró la puerta. También fue Diekmann quien impidió a Eckhard Seeber, “Ecki”, el discreto y leal chofer de Kohl durante 46 años, entrar en la vivienda y presentar sus respetos. Ha sido Diekmann quien ha informado a través de su cuenta de Twitter de que el helicóptero con los restos mortales del “gran europeo” sobrevolaba sin incidencias las aguas del Rin de regreso a Alemania.